martes, 5 de septiembre de 2017

Un árbol del desierto tiene las raíces más profundas

68 metros. El llamado árbol de los pastores crece en las zonas secas del sur de África, como el Kalahari.


Esta lámina pertenece al libro Debajo de la tierra, debajo del agua, un espectacular viaje visual a los lugares más recónditos en el fondo de los océanos y en las profundidades de la tierra. Sus autores son los artistas gráficos polacos Aleksandra Mizielińska y Daniel Mizieliński, responsables del exitoso Atlas del mundo, un periplo por las maravillas del planeta que ha vendido tres millones de ejemplares.                                                        Fuente: El Pais

domingo, 30 de julio de 2017

Diferencia entre incendio estabilizado, controlado, activo o extinguido

Es frecuente el uso de expresiones erróneas al referirse al estado en el que se encuentra un incendio forestal. Aclaramos las dudas.
 
 
 ¿Cuándo un incendio está controlado? ¿Y estabilizado? ¿Puede estar controlado y estabilizado? Son dudas que le asaltan a cualquier profano en la materia a la hora de referirse al estado en el que se encuentra un incendio forestal. Hemos preguntado al Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía (Plan Infoca) para que aclare nuestras dudas y estos son los cuatro términos clave:
 
- INCENDIO ACTIVO: Es en el que las llamas se extienden sin control, produciéndose la propagación del fuego, y puede presentar uno o más fuentes.
 
- INCENDIO ESTABILIZADO: Es el que sin llegar a estar controlado, evoluciona favorablemente al no presentar frentes activos que hagan avanzar el fuego libremente.
 
- INCENDIO CONTROLADO: Es en el que todo el perímetro se encuentra rodeado por una línea de control, formada por una franja de terreno sin vegetación o con vegetación ya quemada, pudiendo quedar en su interior algunos puntos calientes.
 
- INCENDIO EXTINGUIDO: un incendio se da por extinguido cuando los técnicos de extinción comprueban que no hay posibilidades de que se reavive.                                             Fuente: El Correo

miércoles, 19 de julio de 2017

Árboles en el paisaje urbano – Guía para los tomadores de decisiones

“Árboles en el paisaje urbano – Guía para los tomadores de decisiones” es una publicación elaborada por The Trees and Design Action Group (TDAG), con sede en el Reino Unido, que entrega consejos para mejorar las prácticas en torno a los árboles en las ciudades.
 
Este grupo es una organización sin fines de lucro conformado en 2007 por profesionales relacionados a la arquitectura y el paisajismo que actualmente reúne a más de 500 miembros interesados en la promoción del bosque urbano por sus beneficios ambientales, culturales, económicos y sociales para las generaciones actuales y futuras.
 
Enmarcados en esta misión, desde el año 2010 que formulan guías prácticas orientadas a todo el público interesado en la vegetación desde distintos enfoques para su conservación y aumento.
Una de ellas es la guía mencionada que entrega 12 principios que orientan cómo se pueden tomar las mejores decisiones para el arbolado urbano dependiendo del contexto urbano local bajo una visión para el siglo XXI que propone que los árboles permiten que los lugares funcionen, se vean y se sientan mucho mejor.
 
Los principios están estructurados en cuatro categorías: planificación, diseño, plantación/protección, y manejo/monitoreo.
 
Por lo tanto, los principios quedan de la siguiente manera:
Planificación
1. Conocer los recursos de los árbol.
2. Tener una estrategia integral para los árboles.
3. Incluir los árboles en los planes de políticas públicas y otros.
Diseño
4. Crear espacios amigables con los árboles.
5. Elegir los árboles adecuados.
6. Buscar múltiples benficios.
Plantación/Protección
7. Procurar tener árboles sanos.
8. Proporcionar agua, aire y suelo a los árboles.
9. Crear interesados en los árboles.
Manejo/Monitoreo
10. Adoptar un enfoque de gestión de activos.
 
11. Ser consciente del riesgo
12. Ajustar la gestión a las necesidades
Para esta oportunidad, los principios fueron formulados por el equipo de TDAG y a través de 40 entrevistas realizadas a un grupo multidisciplinario integrado por administradores de viveros, arboricultores, diseñadores, ecologistas, especialistas en sostenibilidad, ingenieros, entre otros.
Es por esto que cada uno está acompañado por una descripción de los objetivos, beneficios, quiénes son los involucrados más preparados para su desarrollo, las acciones recomendadas y los casos de estudio para poder identificar las recomendaciones más aptas y trabajar en su aplicación.
Fuente: Blog-Apostillas Ambientales

miércoles, 5 de julio de 2017

Venganza de un arborista

Probablemente conozcas a más de una persona aficionada al cuidado de plantas y árboles. Son aquellos que dedican sus días libres a cuidar sus jardines, entusiasmados por ver crecer poco a poco las variedades que siembran en la época adecuada. La devoción que sienten hacia sus «amigos verdes» es comparable a la de cualquier amante de las mascotas. Si eres uno de ellos, seguro que podrás comprender e incluso aplaudirás la venganza que un vecino cabreado ha tramado y ejecutado contra su alcalde. Todo porque éste ordenó talar su árbol favorito.
 
La historia se ha hecho viral después de que el propio protagonista la publicase en Reddit, un relato de «muerte, vida nueva y revancha», como él mismo indica. Comienza explicando que es «arborista, profesional en el cultivo, manejo y estudio de los árboles»; a los que considera «los seres vivos más hermosos, majestuosos y antiguos de nuestro planeta». Por eso le dolió tanto que hace tres años el alcalde de su localidad (Redondo Beach, California) ordenase talar su árbol pimentero, al que había cuidado durante tres décadas. Sus raíces habían empezado a penetrar en el pavimento.
 
El ayuntamiento le obligó a hacerse cargo de los gastos de la tala y la reparación de la acera. «Amaba a Clyde», confiesa el arborista, que incluso había dado un nombre a la planta, «empiezo a hacerme viejo y plantar algo que sabía que viviría después de que yo muriese era especial para mí. Alcalde Steve Aspel, tú mataste a mi pequeño y vas a pagarlo». Así fue como comenzó a cocinar a fuego lento un plan de venganza que ha evitado hacer público hasta ahora, cuando el avance de la trama es ya prácticamente irreversible.
«Hace dos años y siete meses planté secretamente 45 ejemplares de secuoya y otros 82 de secuoya gigante en numerosos parques, fincas y propiedades públicas alrededor de la ciudad», ha desvelado. La secuoya gigante es considerada el organismo vegetal más grande del mundo, pudiendo superar los 85 metros de altura y los 7 de diámetro. Verdaderos colosos que además son especies protegidas, de modo que el alcalde no tendrá nada fácil deshacerse de ellos por las buenas.
 
 
«Hoy, cada uno de sus sistemas de raíces tendrá al menos 9 metros de diámetro y estará profundamente aferrado a la tierra. Alcalde, quizá hayas visto que crecen árboles frente a tu ayuntamiento, o ese nuevo que ha aparecido en tu jardín. Es una secuoya gigante y su crecimiento se acelerará en los próximos meses. Mataste a Clyde, pero lo he sustituido con más de 100 gigantes vivos. En pocos años medirán entre 30 y 90 metros de altura y vivirán más de 25 siglos. Deshacerte de sólo uno de ellos ahora mismo te costaría más de 1.500 dólares... y te cargaré la factura, tal como tú hiciste conmigo hace tres años», sentencia el vecino, satisfecho con su «vendetta».

jueves, 22 de junio de 2017

Gigantes de madera en los bosques de Copenhague

Thomas Dambo es un artista danés que trabaja con materiales reciclados. En los últimos 3 años ha creado unas 25 grandes esculturas recicladas y repartidas por todo diferentes rincones el mundo. Recientemente hizo 6 gigantes y los escondió en su ciudad natal, Copenhague.











Las esculturas se encuentran en algunos de sus sitios favoritos de la ciudad, donde la gente no va a menudo, alejados de los caminos habituales. Las esculturas se pueden encontrar usando un mapa del tesoro o un poema clavado en una piedra cerca de cada escultura. Estos dan pistas para encontrar a los distintos gigantes.


 








Creó todas las esculturas madera reciclada. Mayormente, con 600 palets viejos, un cobertizo deshecho, una valla y cualquier cosa que logró encontrar. Cada una de ellas fue hecha con ayuda de voluntarios locales, y todas llevan el nombre de un voluntario.




 















Thomas Dambo confía que su arte inspire a los demás para ver el gran potencial del reciclaje y del mejor cuidado del planeta. Fuente: Cultura Inquieta