jueves, 21 de diciembre de 2017

Más viejo que las pirámides de Egipto

EE UU no desvela el emplazamiento de un árbol de 5.067 años para evitar que sea dañado.
 
En 1964, un geólogo llamado Donald Currey descubrió el árbol más viejo de la Tierra después de matarlo. Currey se encontraba en el Pico Wheeler (Nevada) para desarrollar una línea de tiempo glacial de la zona y, para ello, se dedicó a contar los anillos de Pinus longaeva, el pino longevo. En su estudio utilizó una especie de perforador para sacar muestras de los troncos, pero en uno de ellos - etiquetado como WPN-114, apodado como Prometeo - se le quedó atascado. Currey avisó al Servicio Forestal, que taló el árbol titánico para recuperar el aparato. Cuando el científico empezó a contar los anillos se dio cuenta del error que había cometido. En un artículo para la revista Ecology escribió: "Se puede concluir tentativamente que WPN-114 comenzó a crecer hace unos 4.900 años". Currey, sin saberlo, había matado un árbol de 4.844 años. El árbol más viejo datado hasta ese momento.
 
La muerte de Prometeo enojó a prensa y público, pero por otro lado alentó la creación del Parque Nacional de la Gran Cuenca que protege los pinos longevos; no se puede talar ni recolectar su madera. Los Pinus longaeva también crecen en Utah y California donde habita el ejemplar con más años. En las Montañas Blancas sigue vivo - quintuplicando su tocayo bíblico - Matusalén, de 4.850 años de edad. Pero aún hay otro más viejo que Matusalén.
 
El top del ranking es presidido por un árbol sin nombre de 5.067 años. Estos árboles ya existían antes que los egipcios construyeran las primeras pirámides, por eso su ubicación es un secreto. El Servicio Forestal de Estados Unidos se niega a revelar sus coordenadas exactas para evitar vandalismos (de hecho, no hay ni imágenes). Ciertamente, sería una aberración encontrar los nombres de una pareja pasajera tatuados en la corteza de estos árboles milenarios.
 
Los pinos longevos residen en altas altitudes por encima de los 3.000 metros, en tierras áridas y rocosas azotadas por gélidos vientos. A lo largo de los años, estas condiciones adversas los han convertido en una especie curtida, fuerte y, sobre todo, duradera. Paradójicamente, la naturaleza - como si fuera un escultor macabro - les ha otorgado un aspecto moribundo. El tronco retorcido está cubierto por una capa gruesa de resina que lo protege de la putrefacción, de parásitos y hongos. Por el contrario, el chispazo de un relámpago puede prender la corteza resinosa.

sábado, 9 de diciembre de 2017

En Almería, el azufaifo se convierte en pieza clave contra el cambio climático

El proyecto Life Adaptamed sigue su curso. Almería se ha convertido en un verdadero laboratorio de lucha contra el cambio climático y este es el proyecto de mayor envergadura, ya no solo por financiación, sino por que cuenta con herramientas de última generación para llevar a cabo los estudios y porque no se basa solo en un análisis, también está aplicando sobre el terreno una batalla para luchar contra un fenómeno que podría expandir la semiaridez de Almería a buena parte del resto de España. Igual es tarde, quizás no. 
 

En el proyecto Europeo Life Adaptamed, que en Almería trabaja en Cabo de Gata, son de vital importancia los azufaifos. Gracias al gran dosel vegetal que generan son muy activos en la mitigación del cambio climático en zonas áridas a través de la fijación del carbono en sus hojas. Además, ofrecen hábitat para numerosas especies animales, siendo de particular importancia los insectos que albergan y que pueden ser beneficiosos para la agricultura. De la misma forma, contribuyen al control de la desertificación al permitir el desarrollo de la vida bajo condiciones ambientales muy rigurosas y a las avenidas en ramblas. Además, los azufaifas regulan el ciclo ya que participan de las transferencias de agua desde el suelo hasta la atmósfera mediante la evaporación de agua a través de sus hojas.
Mantener estos matorrales y toda la biodiversidad asociada a ellos es uno de los objetivos del proyecto Life ADAPTAMED. Su principal peculiaridad reside en que, según explica Amigos del Parque Natural Cabo de Gata, debido a las largas raíces que poseen, son capaces de aprovechar las aguas subterráneas, un recurso sólo accesible a ellos. Es precisamente esta característica la que explica su carácter de plantas caducifolias que mantienen sus hojas turgentes desde la primavera hasta el otoño.
 
En zonas como Cabo de Gata potencian su siembra para mitigar los efectos a través de la fijación del carbono en sus hojas. Cabo de Gata es un escenario vital al dar cabida a las mejores muestras de ecosistemas áridos europeos.
 

El proyecto Life Adaptamed -que trabaja con ayuntamientos, asociaciones, población y trabajadores-, es gestionado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y cuenta con unos fondos de 5,5 millones de euros.

La serie de amenazas que tiene el parque

jueves, 19 de octubre de 2017

El olivo más viejo de España

La Farga de Arion de Ulldecona, con 1.701 años, es el olivo más viejo de España
 
La Farga de Arion, en Ulldecona, fue plantado allá por el año 314, en tiempos del emperador Constantino I (306-337 dC.). Un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), dirigido por el catedrático de Dasometría de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes, Forestales y de Medio Natural, Antonio Prieto, ha determinado que el famoso olivo tiene una edad estimada de 1.701 años.
 
 
El olivo monumental de Ulldecona es el árbol fechado más antiguo de la Península y está asimismo entre los más viejos de todo el mundo, según revela esta investigación.
 
La Farga del Pou del Mas, que se halla en La Jana (Castellón), cuenta con una edad estimada de 1.182 años y habría sido plantado en el 833, durante el emirato de Abderramán II (822 a 852 dC.).
Los trabajos de datación se han centrado en el estudio del perímetro del tronco de los árboles a 50 centímetros del suelo y, con telemetría láser, se ha levantado la sección que ha permitido efectuar los cálculos específicos para conocer la edad del árbol. Un procedimiento que se ha utilizado como alternativa a otros métodos, como el carbono 14 o la medición de los anillos de crecimiento, que no se han podido aplicar en este proyecto.
 
Los trabajos han sido patrocinados por la fundación del Banco Santander a instancias de la Mancomunidad de la Taula del Sénia.
 
El Territorio del Sénia, formado por 27 pueblos valencianos, catalanes y aragoneses, conserva la mayor concentración de olivos monumentales del mundo: 4.798 de más de 3,50 metros de perímetro de tronco a 1,30 metros del suelo, repartidos por 22 pueblos.

jueves, 5 de octubre de 2017

Mapa de los árboles más antiguos de España

Corría el siglo IV, España era conocida como Hispania y el emperador Constantino I se encontraba en el poder, cuando las semillas de estos árboles comenzaban a germinar. La Farga de Arion el Tejo de Barondillo o los Castaños de Nuestra Señora de la Alcobilla, echaban sus primeras raíces en una tierra que les vería crecer a lo largo del tiempo.
 
Ellos son los seres vivos más longevos de nuestro país: han cobijado los encuentros amorosos de nuestros ancestros, han sido testigos de guerras, de celebraciones... Y sin embargo, ahí permanecen, saliendo airosos, al menos de momento, a los ataques de plagas, las inclemencias del tiempo, la acción del hombre...
Más detalles de este mapa en la fuente original. Aquí.
 «Los árboles aguantan mucho pero como cualquier planta necesitan oxigeno, espacio, un soporte con nutrientes y agua; cualquier merma importante en alguno de esos factores produce un debilitamiento en la planta que es aprovechado por insectos, hongos, virus,…», señala Susana Domínguez Lerena, presidenta de Bosques Sin Fronteras y coordinadora del grupo de trabajo de «Árboles Singulares» de la Sociedad Española de Ciencias Forestales.
«Uno de los problemas más comunes en los árboles de gran parte de nuestro territorio son las podas abusivas que sufren, algunas sin objetivo y sin sentido, lo que les genera graves problemas sanitarios y estructurales. Muchos de los árboles reiteradamente podados de forma salvaje son auténticos cadáveres en pie», alerta.

El tamaño no importa

Los distintos puntos en el mapa superior muestran los que son, según diversas fuentes, los ejemplares más ancianos de nuestro país. Sin embargo, es necesario señalar que existe controversia en cuanto a la datación de los diferentes especímenes. «No hay estudios serios y si los hay, no se ponen en conocimiento de los responsables de los catálogos. Cosa que es una pena», lamenta Domínguez Lerena.
 
Así, para calcular la edad de un árbol, en muchas ocasiones se recurre erróneamente a su tamaño. Sin embargo, es necesario valorar también otros factores: «la olivera de España, por ejemplo, es un árbol de unas dimensiones impresionantes. Pero hay que tener en cuenta que está al lado del mar, por lo que en esas condiciones su nivel de crecimiento es óptimo», afirma. «Por tanto, en este caso, no podemos basarnos sólo en sus dimensiones para calcular su edad. Ahora bien, otra pista de su longevidad es que se trata de un olivo que cuenta con un tipo de variedad de aceituna que ya no existe».
 
Por ello, se debe tener en cuenta que no siempre los árboles más ancianos son los más grandes: «El problema es que la gente confunde tamaño con edad y eso no es así porque no solo depende de la especie sino de las condiciones de crecimiento, el clima, la situación,…»
 
En el siguiente gráfico se muestran los 12 especímenes que serían los más ancianos de nuestro país:

¿Cuántos años tiene?

La mayoría de los árboles desarrollan anillos de crecimiento que ayudan a determinar no sólo su edad sino también su 'historial' ya que permiten descubrir los daños que ha sufrido a lo largo del tiempo. «La anchura de los anillos es la clave», explica la experta. «Los de mayor espesor nos indican que las condiciones de vida del árbol fueron mejores. Mientras que los daños producidos por heladas, sequías, plagas o enfermedades pueden estrecharlos e incluso producir anillos dobles en un mismo periodo de crecimiento».
 
De este modo, a través de la toma de muestras de madera del tronco (sin dañar el árbol) se puede calcular de manera bastante fiable cuántos años tiene un ejemplar.

martes, 5 de septiembre de 2017

Un árbol del desierto tiene las raíces más profundas

68 metros. El llamado árbol de los pastores crece en las zonas secas del sur de África, como el Kalahari.


Esta lámina pertenece al libro Debajo de la tierra, debajo del agua, un espectacular viaje visual a los lugares más recónditos en el fondo de los océanos y en las profundidades de la tierra. Sus autores son los artistas gráficos polacos Aleksandra Mizielińska y Daniel Mizieliński, responsables del exitoso Atlas del mundo, un periplo por las maravillas del planeta que ha vendido tres millones de ejemplares.                                                        Fuente: El Pais